jueves, 12 de septiembre de 2013

EN GRECIA

Los griegos, que siempre tuvieron al perro como cazador y guardián, fueron los primeros que lo adoptaron como animales de compañía. En todo caso, su nobleza seguía estando ligada a la caza (la palabra griega kunegos, que designa al cazador, significa literalmente "conductor de perros"). En el trabajo titulado Kunegitos (Sobre la caza), Jenoforte describe detalladamente la crianza y el adiestramiento de los perros de ataque y de los perros corrientes. Algunas razas de Lacinia (el país de los espartanos) eran famosas por su velocidad y eficacia. En vasos pintados y estelas de la época clásica aparecen perros de caza de orejas delgadas y puntiagudas y hocico afilado (Aristóteles decía que eran una mezcla de perros y zorros).
Por otra parte, en la Odisea, Homero celebra la fidelidad del perro de Ulises, el único que reconoce a su amo cuando éste regresa a su patria disfrazado de vagabundo tras una larga ausencia. Algunas ciudades griegas llegaban a hacer un perro en sus monedas

No hay comentarios:

Publicar un comentario